Eventos Especiales TV:
  • Transmisión de peleas en directo desde los mejores coliseos de gallos del mundo
  • suscríbase pronto aquí
Ingresa al portal
  • Para recibir boletines informativos, ofertas, novedades y demás relacionados a los gallos de pelea
Contacto:
Email: ricardo_cordova@hotmail.com
Celular: (511) 99780-3557


www.gallosperuanos.com
Artículos

La Navaja peruana
Por: Carlos Cogorno Ventura

Carlos Cogorno Ventura
http://www.gallosperuanos.com/ 

La Navaja Peruana

Parte I
Introducción
“El principio de la crianza entre pico y navaja, es el mismo. Lo que varía son las cualidades que debe desarrollar el gallo en el ruedo. Por lo tanto, la selección es diferente. En los gallos de navaja, dentro de la estrategia de pelea, existen gallos que poseen distintas características de pelea y de acuerdo a ello, tú conoces muchas veces a tus contrincantes pudiendo antes de la misma, como estrategia, acomodarles el gallo para tratar de ganarlos. Hay gallos partidores y van de frente a la pelea, otros saltan y revuelan encima del oponente, gallos defendidos, gallos que pelean retrocediendo con las patas hacia adelante para que el otro vaya encima y poder pegarle, dominando la pelea. En todas ellas, los gallos deben ir con las patas hacia adelante. Hay gallos que producen sólo ruido de alas, pero no sacan las patas es decir están encogidas impresionan, pero ello engaña en el tope; un gallo que no saca la pata hacia adelante, no gana. El ser humano, ha intentado amarar el arma en la pata izquierda, por cuestión de facilidad y comodidad. Uno para amarrar la pata a un gallo, tiene que tener la pata derecha y enfrentar al que lo agarra, el amarrador trabaja con mayor destreza. Si tuviera que amarrar la pata derecha, el amarrador, tendría que estar encogido e incómodo. A mi suegro Pepe González Vigil, lo vi amarrar en la pata derecha y el gallo ganó. Por selección, no creo que esté aún tan arraigado este detalle pues nuestra genética no es standard, pues aún no trabajamos con genética definida y homogénea. Estamos mejorando nuestras crías en cuanto a velocidad. La gran mayoría de criadores, están introduciendo crías Mexicanas, Norte Americanas, Francesas que van mejorando lo nuestro y en general les han dado, más velocidad. A las Razas americanas que han llegado, les acoplamos gallos de navaja larga. Son gallos de navaja corta que se las colocan en ambas patas, lo que puede confirmar, que la ubicación del
arma puede ser indiferente en cualquiera de las patas. El gallo de navaja corta, como las navajas que emplea son pequeñas, poseen por selección mayor puntería y mucha velocidad mientras nuestro criollo es vehemente, incluso cuando jugaron contra el americano, no nos pudieron ganar por esa característica. Nuestros gallos competentes como son, agregándole velocidad, se han mejorado. Son gallos de masa, que van generalmente desde las 11lbs hasta las 6lbs. La mayor parte, prefiere un gallo de 9 – 10lbs. Y hace dos años (2001), ganamos un Derby, con gallos media sangre mexicanos y en general nos ha ido bien. Si a un gallo de 11lbs le damos la velocidad de uno de 6lbs, es imbatible. El gallo navajero, va de frente a las costillas. Los gallos de navaja de pulgada mexicana, pegan entre el cuello y el pecho en el ala. La diferencia es la de un corredor de 100mts planos con un fondista, aunque los piqueros, están desarrollando una velocidad impresionante. Todo gallo, tiene otro gallito que le gana. Eso no quiere decir que sucederá. Normalmente los partidores locos son gallos que no elevan mucho pero si el otro gallo se eleva, en el momento que el está llegando, lo mas probable es que le pegue en las costillas y lo maten. Podría ganar su pelea, pero.... los gallos extremadamente partidores, me los matan. Normalmente los utilizo para sacar cría pues generalmente el gallo más partidor que él no lo matará puede quedar como padre y puede transmitir un gallo que no parta pero será un gallo vivo por el padre. Si le saco cría a un gallo tonto parado, que no parte, me transmitirá hijos con un poco más de genio que él, y también menos genio que él. Prefiero seleccionar partidores que gallos parados. El gallo esperador es el que espera pendiente que no lo sacan nunca de juego y generalmente elevan al inicio. Pero hay el gallo tonto que pica la arena que si se le pone en contra un gallo partidor, lo desaparecen. El otro gallo entra a la pelea caminando, vivo y ese tipo de genio, lo beneficia en su pelea. El gallo de aire tiene más ventaja por tener mejor posición en el momento de la pelea. El que está arriba, tiene sus patas con mejor alcance sobre el que se ubica abajo con las patas encogidas por la posición y por tanto, deberá voltearse para alcanzar al que está arriba. He visto muchas veces gallos voltearse, pero no quita la desventaja. El gallo que está arriba (el gallo de aire) siempre está en ventaja sea en un inicio, como en el fondo de la pelea. El que juega abajo frontalmente, tendrá que variar su juego sino lo matan es decir que tendrá que sacar del juego al que se encuentra en el aire y desubicarlo es una posición algo complicada aunque puede traer abajo el adversario haciéndole perder su pata, el equilibrio y así lo coge abajo; o sino, lo controla con el pico y no lo dejan levantarse; con frecuencia, cogen al adversario de la golilla, aunque son casos particulares, de gallos que llevan al adversario a su juego. Tenemos un gallo con ese estilo, con seis peleas y un tipo de gallo así, pues que se preocupe el adversario si llega a mandar en la pelea; lo bueno es que sus hermanos son iguales; lo hemos padreado por primera vez el año pasado. En ocasiones, el gallo de aire que llega al piso fuera de posición, otorga ventaja al que lo esperó que en ese momento, se encuentra mejor ubicado...” (Guillermo Siles).


La fabricación de navajas
Experiencias y opiniones del Maestro Federico Calmet, fabricante de la navaja peruana, durante más de 40 años.
“El peso de la navaja, lo da el material y la forma de confeccionarla de acuerdo al criterio del fabricante; mis navajas son muy livianas. Las navajas a parte de livianas, tienen la forma curva. Siempre el Drop de esta caída de atrás de las navajas, son para gallos de revuelo, cosa que no es usual en nuestros gallos. Otras tienen una forma más o menos parecida a la “Hoja de olivo” más recta y la parte de la base, la va a reforzar, porque a la hora que el gallo la mete, no para hasta el tope; osea que no tiene nada que le estorbe. Si el gallo marca la punta, hasta el fondo no para; entonces, tienes el 80% de la pelea ganada. Te enseño una navaja que últimamente prefieren algunos aficionados, entonces va a cambiar de aspecto, porque no vas a ver que diferencia existe. Por decirte, esta navaja, tiene más barriga y curva y con esta navaja, el gallo puede quizás matar de revuelo, pero requiere mucho poder y en cambio mire la diferencia, esta ya la he usado y no ha perdido grosor, sino, yo la uso así y le va a cualquier gallo criollo nuestro y la que tiene más barriga yo no la amarraría, no la he fabricado, solamente viene para el servicio de afilado; amarro esta más recta y mi gallo sale triunfando en cualquier momento; le estoy dando facilidades al gallo para que la use, tanto en peso como en la forma. La navaja es confeccionada de una sola pieza; Ud. sabe que si es acero, tiene que estar templado desde la punta de la lira hasta la punta de la navaja; yo hago un temple en degradé; más dura la punta y acá normal, así como si fuera un percutor de arma; obviamente se tiempla con calor y un enfriamiento brusco; eso hace el acero para que tenga dureza, osea que todas las moléculas se contraen con tanta fuerza, que prácticamente la porosidad es casi nula. Todas las elaboro con acero Woehler y claro que te diferencias en la actualidad y con la modernidad con los adelantos de la ciencia, para hacer herramientas tienes que usar acero; el carbono es el que identifica al acero; cada acero tiene diferente porcentaje de carbono, de acuerdo al proceso; hay aceros con Carbono, Níquel Vanadio, tiene Cromo, como probablemente hace años no haya tenido esos elementos; de acuerdo a la herramienta, tienes el acero y de acuerdo al tipo de acero, se le da un temple determinado. Por ejemplo la Woheler difunde a través de un profesor el cual te explica que tipo de acero y para que sirve y habla de temperaturas de forjado y también de revenido y todo lo demás. Dentro del horno yo manejo el templado a la vista. El temple de la pieza es general; solamente a la hora que lo vas a revenir, le das diferentes grados de temperatura en la punta, centro o en la lira. Los muelles de automóviles, los muelles para cualquier vehículo están graduados para ese trabajo que no es el mismo. El temple le va a dar la rigidez y la elasticidad que se necesita. A la hora de producir un enfriamiento brusco, llega a un estado paramicifico técnicamente hablando, pero después tienes que calentarlo de nuevo para que se enfríen un poquito las moléculas y así tengan elasticidad. La navaja de todas maneras debe tener elasticidad pues sino se quiebra y si tiene mucho carbono, se revienta. Por eso tiene que haber una aleación de Carbono por ejemplo de 0.60 a 0.80 de Carbono y el resto de Silicio y Manganeso. Lo importante es saber darle el trato técnico adecuado. De acuerdo a los cánones de la ley de templado de una herramienta, tu no puedes templar una herramienta de perfiles agudos, por razones que en fin... si yo caliento esta herramienta así terminada, está calentando esta parte, pero en el momento que la voy a enfriar bruscamente y la voy a templar, se van a enfriar la punta, los filos y la horquilla, entonces sólo va a agarrar un temple profundo nada más que en el medio de la navaja y lo que yo necesito es el filo. Entonces, de acuerdo a las experiencias y a todo lo que he estudiado, llegamos a una pieza
como estas que están en bruto y están templadas y derechas. Ahora ¿ves la diferencia de colores?, también determina la temperatura; ahí por 400, 380, 300 grados, 150, y 100 grados, es decir, va de mayor a menor. No calienta en forma homogénea y por ello está templado como si fuera un percutor de arma; en este momento estoy haciéndole más dura la punta. Y lo desgastas con el esmeril y lo desgastas y viene el amoramiento y lo haces con cierta paciencia pues no es tan fácil hacer una navaja buena. Mi sistema es standard y todas las navajas se comportan igual. Por ejemplo te voy a mostrar una navaja que ha jugado y no tiene mayor desgaste y queda como sino hubiese jugado. Una navaja como las que fabrico, puede durar todo un año, depende lo que juegue o afiladas que se le de; cada pelea es una asentada, entonces puede durar hasta 30 o 40 peleas más barato sale jugar con navaja que con espuelas de espina de pico. Ahora hay afiladores que están aprendiendo y no saben que procesos pueden aplicar para afilar. Afilar una navaja y me lleva tiempo; mira, acá hay cerca de 100 navajas para afilar, entonces para atender a todas las personas, no es tan sencillo y requiere tiempo. Es obvio que el peso de la navaja influye en el rendimiento del gallo durante la pelea; vamos a suponer que el gallo está herido, que esté con una pata abajo y no pueda pararse bien y está en las últimas consecuencias y si la navaja tiene mucho peso, el gallo no la levanta y no la puede meter y si es liviana, pega un tiro y seco; se puede defender hasta el último momento, como suele suceder cada momento. Fabrico las navajas delgaditas sin considerar que sean más grandes o más chicas. Mira esta, ya ha jugado varias veces. Hay gente que hacen la punta demasiado aguda y sucede que hinca, pero no corta y tiene que haber una proporción entre lo que puede entrar y lo que puede cortar, entonces esta entra cortando. Entre una navaja libre mexicana y una navaja peruana en cuanto a calidad, yo he llegado a competir contra la navaja mexicana y la mía, es una navaja que no pesa prácticamente nada; una navaja mexicana también es de poco peso, pero también se rompe; son similares y la calidad es la misma. La forma la adapto a nuestros gallos. Una navaja vale S/.70 soles o $20 dólares. Porqué hay aficionados que tienen que ir a México a que le confeccionen sus navajas que cuestan $70 u $80 dólares, porque cobran más, pues allá están de $20 a $25 dólares, mientras las mandas a hacer y las traes, se incrementa el precio. No las fabricarán tan derecha como las que yo hago. La navaja filipina tiene el viaje hacia afuera. No tienes que estarle acomodando la horquilla, sino, ya tiene el viaje hacia afuera. Los americanos también tienen una navaja así. He vivido la época de la navaja de dos venas y se estandarizó, porque la de dos venas podía amarrar en las dos patas; probablemente en Estados Unidos o en otras partes podían usar en los dos lados, los Americanos; pero para que sean más livianas, se le quitó una vena; por ejemplo la parte de adentro, que se amarra en la pata izquierda, la vena está para afuera y si choca en este lado, la navaja no se revienta; pero si choca por el otro lado, la navaja sí se puede reventar. Para asentar, el filo de la doble vena es así (en triángulo) y la de la navaja de una sola vena es así y hay mayor filo; entonces como tú tienes que usar la navaja sin dar ventaja, debes darle las cualidades de fondo y de filo, para que sea navaja de calidad. Una navaja eventualmente se rompe, por mala confección; tensiones que no han sido sacadas en el momento que ha sido forjada, o la han forjado mal, o simplemente no la han forjado; han habido fallas
en la confección. El método de Dionisio Jiménez, en un principio él comenzó a hacer navajas en Chincha y las hacía de la manera más rústica posible, sin una técnica metalurgiana, simplemente un herrero común y corriente y no las templaba tampoco; en esa época venía acero al carbono; lo mismo si tu comienzas a pensar que pasó con el Titanic; de acuerdo a las últimas investigaciones que se hicieron, decían que las planchas tenían una especie de porosidad o burbujas dentro de la plancha de acero y que probablemente en esa época, tenía solamente Carbono y sabe Dios cuantas cosas más de otros metales y la aleación no era conveniente para ese tipo de trabajo. Entonces si ahorita se recomienda un acero al Carbono, tiene que tener Cilicio y Manganeso. El Cilicio, automáticamente en combinación con el Carbono, se junta con mucha facilidad, para mejorar el acero pues lo absorbe muy rápidamente, entonces, lo hace de mayor calidad y entre los dos, hacen que la fundición quede sin burbujas, para que sea parejito; característica que no tuvieron las planchas del Titanic y por eso tanto el frío como el... todo se rompió. Lo habían planchas marinas; ahora las planchas marinas tienen Carbono, pero muy poco; tiene Cromo, Cromo –Vanadio, tiene también Níquel que es material inoxidable”.


Fabio Ciurlizza, otro artesano fabricante de navajas reconocido por muchos aficionados por la buena calidad que produce. Las siguientes citas, forman parte de una entrevista llevada a cabo por la revista Vamos a Gallos(Nº4, Junio de 1993 pp 27).
“...la navaja ha experimentado cambios con el paso de los años y al igual que los gallos se han ido achicando. Antíguamente se usaban navajas de 8.5 cms. y en la actualidad se utilizan las que van de 7 a 7.5 cms. La forma dela hoja, varía de acuerdo al gusto del amarrador y a la forma del pleito del gallo, sea este de tiro, aire o registrador...” “...el gallo de aire, debe emplear las hojas con un poco de curva, mientras el registrador debe llevar la famosa hoja de olivo...” “...sugiero no emplear las navajas dos veces en un día y quien las afile debe ser una persona de confianza, para evitar su deterioro. El proceso de fabricación de una navaja, consta de cuatro pasos: primero, se forja, luego se esmerila, se tiempla y finalmente se pule y se le da el acabado. Mis navajas se venden en casi todos los Departamentos del país donde se practica la riña de gallos navajeros...” “...la confección de las navajas es un arte sencillo para quienes la practican de manera profesional y sin duda para todo aquel que recién se inicie en este inicio, resultará complicado; se requiere mucha voluntad, dedicación y profesionalismo, no en vano en nuestro país, contamos con cuatro fabricantes: Calmet, Chang, Lostaunau y quien les habla.”


Parte II
Criterios a tomar en cuenta sobre la navaja para la pelea
Opina Don Arístides González Vigil(+), empresario de espectáculos en peleas de gallos a navaja peruana, tradición familiar desde 1918 en Lima.
“...Lo que sí se ha descartado, es que antiguamente casi todos los amarradores, le ponían navajas de 8 a 8 ½ cm y en la experiencia que estoy viendo aca, ya no hay amarradores que le pongan navaja de más de 7 cm porque la razón natural es que si el gallo mete 7 cm, lo mata, por donde le de; pero si Ud. le pone 8 cm, es muy factible que pegue, con la curva de acá y no con la punta. Pero que tenga doble vena o una vena, la doble vena, podría ser que refuerce más la fortaleza de la navaja; pero que le de para que le entre mas suave, eso no. Para mí, la mejor navaja, fue la de Dionisio Jiménez ya fallecido y había otro fabricante muy bueno que era Pablo Peraldo, también chinchano y los que tienen esas navajas, valen oro...” “...el gallo es extraordinariamente bueno; peleó y lo tuvo al otro, para matarlo 10 veces y que pasó, se le dobló la navaja; una navaja doblada, no mata ni de raspa. Es algo que yo no llego a entender, porqué una punta o el filo, mata al otro gallo, pero una navaja que se abotona osea que se le dobla la punta, no entra y el gallo tiene fuerza...” “...Actualmente, se usan las navajas de una vena y también de dos venas. Para mí, la mejor navaja que hay es una navaja que la ideó el señor Dionisio Jiménez en Chincha; esa navaja, era de una sola vena, hace 40 años de esto, pues no es de ahora. Si la navaja es de doble vena o de una vena, influye bárbaramente...” “...Lo que sí se ha descartado, es que antiguamente casi todos los amarradores, le ponían navajas de 8 a 8 ½ cm y en la experiencia que estoy viendo acá, ya no hay amarradores que le pongan navaja de más de 7 cm porque la razón natural es que si el gallo mete 7 cm, lo mata, por donde le de, pero si Ud. le pone 8 cm, es muy factible que pegue, con la curva y no con la punta. Pero que tenga doble vena o una vena, la doble vena, podría ser que le dé más fortaleza a la navaja, aunque para que le entre mas suave, eso no. Para mí, la mejor navaja, fue la de Dionisio Jiménez ya fallecido y había otro fabricante muy bueno que era Pablo Peraldo, también chinchano y los que tienen esas navajas, valen oro...”


Aurelio González Vigil, pertenece a la familia con mayor trayectoria dentro de la afición a gallos de navaja peruana en Lima. Aurelio, personalmente atiende su criadero los 365 días del año, desde muy joven y conduce sus animales hasta el instante de la pelea, es importante tomar en cuenta su agudo criterio.
“...Ultimamente, se ha creado una discusión, entre los que han tratado de poner armas que consideran son más ofensivas. Pienso que como el arma que usamos, no existe arma más ofensiva cual es la navaja peruana “Hoja de olivo”, entre 7 y 8 cmts; le das en el corazón y lo matas en tres segundos pues no existe otra navaja así. Ahora, que las que vienen de afuera tienen más filo, mejor acero, mejor trabajo, eso, es indiscutible; pues acá aún se tiene que mejorar la calidad. Tú has visto que las navajas las fabrican al cálculo; y así las forjan; pienso que actualmente existen técnicas precisas; pides diez navajas y cinco son parecidas y todas las demás, tienen diferencias. No nos vamos a contar cuentos en México y Estados Unidos, pides 40 navaja fabrican las 40 idénticas. Fico Calmet, sigue haciendo navajas, Flavio Ciurliza de Huaral, Carlos Chang también hace buenas navajas; yo trabajo con Fico Calmet desde hace mucho tiempo, a parte que somos amigos toda la vida y hemos conversado inclusive, en una época venía a mi casa y nos pasábamos la tarde, analizando gallo por gallo y haciéndole una zapatilla para cada gallo; te imaginas. El diseño de las navajas, debe ser son igual; lo que cambia, es el tamaño; a los gallos de terciados para abajo, le pongo navaja de 7cmts y a los gallos un poquito más grandes, 7 cmts. y dos líneas, un poquito más grande y todos con la “Hoja de olivo”, que para mí es la navaja más ofensiva. Ahora hay la discusión, que los gallos meten la pata derecha igual que la izquierda y eso no es así. El gallo peruano que se ha seleccionado, mete antes la pata izquierda. Tú ves que patea con la izquierda. Pero cuando traes un gallo, que juega con dos navajitas chicas, una en cada pata o los franceses que juegan con dos puntas más grandes, o los belgas, los ves topar y te das cuenta claramente, que patean con las dos patas igual. Meten las dos, estiran las dos y jalan con las dos, porque estos patas vienen trabajando eso, hace cien años y nosotros hace cien años, trabajamos con la izquierda con sólo una navaja y seleccionamos al que gana, y al que gana, y al que gana, con la pata izquierda y ves un gallo que pasa y deja la pata izquierda. Hubieron algunos aficionados que quisieron armar en la pata derecha y el gallo mata también. A Perico Rosel fue al que se le ocurrió y observó en el tope y dijo: “mi gallo patea con la derecha y lo armó en la derecha; pero cuando tú observas, te das cuenta que no se repite con frecuencia; nosotros venimos armando gallos en la pata izquierda; ¿sabes porqué?; es por la facilidad y comodidad en el manejo a la hora de armar. Cuanta gente hay derecha y cuanta gente hay zurda; cuál es el porcentaje. Por ello hay mucho más gente que amarra en la pata izquierda y con eso se presenta mejor el gallo y se puede amarrar, entonces empezaron a amarrar en la izquierda y a través de los años los gallos que mataban con la izquierda, se han ido seleccionando y ahora el gallo mata con la izquierda...”
“...Nunca en los años que tengo, he visto en la Asociación rechazar una navaja por mal puesta y pocas veces en mi vida he visto que rechacen una navaja a alguien por mal puesta. Porque no existe una persona que te diga: el punto es este y acá matan los gallos y acá no matan. Personalmente, he visto puntos, que me han desencajado, porque están en un sitio que yo no la pondría nunca, porque pensaría que están asesinando a mi gallo sinembargo los he visto matar. Inclusive en el mundial realizado el Hotel El Pueblo de Santa Clara en el 2000, Raúl del Solar, me comentó “yo armo mi gallo con navaja de una pulgada de la misma forma como lo hago con la navaja peruana; déjame que amarre un gallo”; ahora, mi gallito venía de una línea de gallos certeros. Lo amarró y mató de una patada; y me dice riéndose “¿ya ves?”; y le dijo: “déjame ver el punto; y cuando vi el punto, casi me da infarto; totalmente diferente como yo amarro; jamás hubiera podido amarrar así, porque pensaba que iba a mandar el gallo para atrás. Hace muchos años habían 8 amarradores, pues armar un gallo, era realmente complicado pues qué sucedía, que el 100% de gallos eran criados en chacra, entonces, dormían el los árboles, se tiraban en la mañana, se chocaban con una piedra y todas las patas tenían sobre hueso, recias, rústicas, con unas estacas en diferente dirección; entonces, el amarrador cogía sus cueros y sin ningún relleno, ponía su cuero y zapatilla de acuerdo a lo que tenía en la pata, le metía un alza abajo, un poquito más gordita por arriba, una colilla de cigarrillos al costado; era un arte, que la navaja asiente perfectamente, para ahí buscar recién el punto; ahora amarra cualquier aficionado, y aquellos amarradores no soltaban su secreto; el amarrador, era el rey del equipo; tú hacías una jugada y al amarrador lo mandabas recoger a su casa en un carro con chofer, en el mejor asiento y le ofrecías el mejor almuerzo; el que armaba al gallo, era el mago del equipo; era toda una ceremonia y eso era cierto. Ahora un gallo fenómeno por más bueno que sea, con una navaja que no es adapta para él y mal amarrado, va a ir en desventaja; tendrá que ser muy superior. Un tiro y no mata, dos tiros y no mata, tres tiros y no mata, en eso para, pega un tiro y por ahí mata; lo principal con estas armas, es que esté la navaja en su punto y navaja ofensiva. He estandarizado las patas de mis gallos, pues el sistema y el criterio de la calzada y la navaja, es siempre el mismo. Me fijo mucho, a la hora que hago las camadas desde hace muchos años, en descartar patas; pues la estaca debe estar tan bien puesta, que si le sacáramos filo a la estaca como aguja, mataba con la estaca; porque antes, había estaca hacia afuera, estacas para abajo, estacas para adentro y cuando se le pedía a los amarradores amarrar los gallos, un gallo tenía diferente una pata de la otra, entonces, ahí venían los problemas para el amarrador, para acomodar la navaja. Hay gallos con estaca para abajo, como el Malayo, que normalmente mata a garrotazos, no mata con estaca, por el tipo de pleito que tiene. En cambio el Asil transmite un cacho puón, grueso en la base. Los gallos chilenos, tienen una estaca delgada y con la punta para arriba. Entonces, todo esto lo debes tener presente, para manejar lo que es patas en navaja. Me fijo mucho en eso; eso se complementa, con el estilo de pleito y la patada debe tratar de buscar ofender al corazón. El bajar o elevar la altura de la navaja, varía sólo en décimos y lo manejas de acuerdo al estilo de pelea. Todo tiene su importancia y van sumando los factores, hasta llegar al 100%; las patas, el aire, el amarrador, el careador, todo va sumando y cada uno aporta...” “...considero dos amarradores excepcionales en el Perú; Cesar Flórez “Paloma” y Federico Calmet; los he visto con navajas de recontra palo, en algunas oportunidades, menos que las buenas; los he visto amarrar navajas que no matan nunca y he visto gallos de primera matar de un tiro y he visto aficionados armar sin estar concientes de lo que hacen y ganando el gallo, se creían super sabios considerandoa los adversarios unos tontos y compran gallos sin calidad, porque ellos son los mejores amarradores aunque a la vuelta de 4 o 5 años los he visto desesperados, porque no ganan una pelea ni con gallos de buena calidad; un día ponen un punto, otro día ponen otro punto y no tienen seguridad de lo que hacen. Particularmente busco, una concordancia de tres puntos: uno en el codo, otro en la estaca y otro en el dedo; si los tres coinciden perfecto y no hay ningún problema, el gallo va bien y donde toca va a matar si lo dejan; cuando no coinciden estos tres puntos, descarto uno y trabajo con los otros dos y hasta aveces tiene el gallo la estaca para adentro, el dedo para afuera o lampiño con el dedo para afuera, debo trabajar sólo con el codo; entonces lo demás es experiencia por las veces que has amarrado y buscas más o menos donde pones la navaja; tengo mucho tiempo amarrando y he amarrado infinidad de gallos y me manejo con seguridad; aveces he campeonado y generalmente mis gallos matan rápido, pero más por el cruce; siempre selecciono gallos que tienen la pata alineada que coincidan en esos tres puntos...” “...siempre he trabajado con navajas de Fico Calmet, considero que son las mejores; han habido otros fabricantes también como Claudio Lostanau, y aquel que diseñó las navajas “Hoja de olivo”, Dionisio Jiménez, chinchano...”


Parte III
Guillermo Navarro, considerado por muchos, criador brillante y competidor de éxito a través de los años a pesar de la heterogeneidad de juicios dentro de las personas que conforman el gremio; es uno de los pocos criadores que ha logrado una línea homogénea, comenta:
“...El arma es el otro factor, por el cual yo estuve casi a punto de dejar los gallos, pues se han estado usando armas que no iban a la par del rival; el rival, le ponía la navaja clásica, la “Hoja de olivo” con su lira y derrepente otro le ponía una navaja con serrucho, o que tenía media curva, media vuelta, más grande, más larga, más ofensiva, mejor material, que se yo. Pienso que en un duelo, porque dos gallos realizan un duelo, debe ser con la misma arma para los dos animales; puede ser más larga o más corta, nada más de acuerdo a la envergadura, al tamaño del gallo, pero no puede ser que este muchacho ofende a mi hija y yo no me puedo agarrar a pelear con él, porque tengo 67 años y él es un hombre de 25, 30 años y de un puñete me va a sacar la cabeza; pero puedo decirle, “mira, levantaré mi honor, mediante un duelo. Ese duelo se realiza con los padrinos, con un juez y con dos armas similares, con una bala 32, 45, 22, iguales, a la distancia igual. Como es el gallo de tapada, al cual le pongo la bala en el centro de la frente. Ese es el gallo navajero de tapada, no es como el gallo piquero, donde está la opción de peso y una serie de factores. De eso se han querido agarrar muchos, que el gallo de tapada, involucra la navaja, pero la navaja no es de tapada; porque según ese criterio; parece que ya la corriente en ese sentido, se le ha puesto freno. Han habido muchos conversatorios y discusiones aveces un poco duras los de un lado y los del otro lado, pero creo que al final de cuentas, se va a imponer el criterio de la equidad del arma. De lo que hay que preocuparse es en mejorar la calidad de los gallos, no la calidad de las armas. De dónde vienen todos estos criterios de medios como México, Usa, Filipinas o que se yo, en donde compiten peleando por 300, 400 o 500,000 dólares en un campeonato, entonces buscan las argucias habidas y por haber, para ganarlo. En cambio acá no, es una cosa simbólica, ganar 10,000 dólares, 12,000 dólares, 15,000 dólares, para mantener la crianza...”


Luis Iturriaga, es apasionado por la crianza de aves desde hace muchos años, aunque para Luis el campo del juego tiene un lugar secundario, sin restarle importancia. Personalmente atiende sus aves durante todo el año y por ello, conoce detalles prácticos de la misma. A continuación, se exponen algunas de sus observaciones:
“...y el joven que soltaba los gallos le dice “buena tuerto” y se descuida y se le viene el gallo, aunque le advertí tarde, ¡sal de ahí! Pero lo cortó en tres partes en la pierna y se acabó todo; el gallo armado es muy peligroso. Mis navajas, todas son iguales, pero sí he visto que hay gente que tiene navajas de diferentes tamaños, aunque también van variando con las afiladas. Ahora proponen la famosa navaja filipina, que es más grandota y no estoy acuerdo con ella, pues la navaja peruana, ha sido diseñada hace cincuenta años y la selección ha ido en esa dirección; sinembargo hay gente que la usa. El reglamento dice que debe ser la navaja de acero y antes decía “de acero “Hoja de olivo” y han sacado “Hoja de olivo”. La filipina no es de acero, sino, al titanio u otro material y es una navaja que si entra y te agarra hueso, también lo corta y se lleva todo. Pienso como otros, que deben modificarlo. Incluso en pico, se coteja al peso, al tamaño y después quieren ponerle una púa inmensa, mientras las mías son de menor tamaño; si se coteja, cotejamos todo y las púas también. Creo que el gallo de navaja, está hecho para el arma que usamos, pues se ha seleccionado en base a esa arma. Mis navajas, las compré en Huaral a Mateo Dinegro también fabrica. Son de una longitud de 8 cm. Todas iguales. Hay gente que las está mandando hacer las “Hoja de Olivo” a México. Hay las navajas mexicanas que tienen más curva. Douglas Chion ha encargado a México. Chalo Bracamonte que me amarraba, entre sus navajas, también tenía mexicanas que eran la misma hoja de olivo; parece que con ese material, son más durables. Considero que las victorias, dependen más del gallo...”


Manuel Rajkovic, criador y jugador de gallos, aficionado observador, ganador en múltiples campeonatos, expone sus opiniones respecto a las armas del gallo peruano a navaja:
“...“El Flautín” tenía un modo de pelear que era muy particular; me parece estarlo viendo; era un gallo chiquito, creo que no pesaba ni 7lbs; era un gallito prieto, me parece que estaba cruzado con piquero, puede ser. El gallito lo soltabas a la cancha y comenzaba a rascar la arena y a llamar al otro gallo y se iba acercando despacito, muy despacito y cuando el gallo estaba a corta distancia, partía y metía la pata abajo; era fijo y muy certero; no era un gallo espectacular, no trepaba, no tenía una pluma muy bonita, pero el gallo era muy certero y tenía esa cualidad de distraer al adversario en todas sus peleas; no era un gallo partidor, sino, se iba acercando, picando la arena y cacareando y llamando; tenía esa cualidad, que no se heredó. Lo mataron en la octava pelea. En un campeonato me acuerdo que se hizo en Pachacamac lo jugué para Sub Campeón y para Campeón. No cambiaba su estilo de pleito. No era un gallo escandaloso y era muy certero. He tenido otros que han jugado dos veces, pero la mayoría sólo han jugado una vez...” “...Nosotros(incluye a su hijo Salvador), hemos jugado toda la vida con la navaja de 7 centímetros, la “Hoja de Olivo”, la normal, la que se juega acá...” “...el gallo puede salir de frente de la casilla; puede ganar, pero hay que trabajarlos pues donde hay navaja, hay suerte; lo he hecho algunas veces, pero en otra época, hoy no, pues el nivel de competencia es muy difícil...” “...Te digo, que el gallo no debe perder, sin embargo, pierde. Me han dicho que soy iluso; pero creo que la suerte representa más del 50% en la pelea; hay quien afirma que no puede ser. Los otros componentes están en el gallo...”


Miguel Mosto, criador de gallos competitivos, cuya base proviene de la cría de Guillermo Navarro. Ofrece algunos conceptos sobre las armas.
“...En principio no amarro, porque soy muy nervioso y cuando me toca jugar, de ello, se encarga el amarrador que viene a ver los topes y él determina qué navaja es la adecuada, para cada gallo. Generalmente, juego con un solo tipo de navaja, que es la navaja tradicional peruana, “Hoja de olivo”, con doble filo y con punta que no tenga más de 7 ½ cm; entre 7cm y 7 ½ , dependiendo del tamaño del gallo. Pero como todos mis gallos tienen casi el mismo pleito, las navajas son similares. No estoy de acuerdo con el tipo de navaja que por mejorar el arma nos ha creado problemas entre galleros, porque ha salido un nuevo tipo de arma, que tiene una curva lateral, hacia el costado, haciendo una barriga posición horizontal. Me parece ilógico mejorar el arma, si tenemos por delante muchos años para mejorar el gallo; en buena cuenta iremos desmejorándolo, por la mayor ofensa del arma. La navaja que utilizamos, de por sí es asesina; si juegas con ese tipo de navaja que es mucho más mutilante, te engañas en la selección, pues será más determinante el arma para la victoria y eso me parece mal. Lo que pasa, es que el reglamento de gallos a navaja que había, no consideraba ningún punto que prohiba dicha curva; sino, sólo la describe en forma genérica, “que sea filo contra filo y punta”. Este año la Asociación la ha corregido y hay controversias terribles entre la asociación, Sandia y el Círculo, porque cada uno tiene su criterio. La Asociación, mantiene la “Hoja de olivo”, mientras el Círculo, la considera como libre y le han quitado la curva, pero la navaja nace del mismo cacho, además se puede jugar con cualquier tipo de navaja, mientras no tenga la curva lateral; pero, indicaron: “hacemos una navaja la que no parta del medio del arpa, sino, de un costadito, unos grados de desviación lateral; debería ser hacia adentro y la punta va ligeramente hacia afuera. Ese artículo, ha generado discrepancias. Sandia no se quiere complicar, por no perder participantes, pero el año pasado, prohibió para algunos campeonatos la navaja americana, como la llamamos y para otros campeonatos, se jugaba libre; a la final me parece, hubo dos aficionados que usaron la navaja americana y perdieron en la primera los dos. Esa navaja no fue eficaz, pues la navaja, tampoco hace milagros. Las navajas aserradas, si están prohibidas. Ahora también esas navajas, tienen un acero diferente, Woehler, es un acero que no pierde el filo; la juegas cinco veces y no se rompen, no se tuercen, no le pasa nada. Algunas de nuestras navas, los artesanos las hacen con muelles de automóviles y si están templadas, se rompen. Uno de los mejores fabricantes de navajas, es Fabio Ciurlizza de Huaral; hay varios; otro es Fico Calmet. El precio es $30 a $40 dólares. Este año, quisiera hacerme un estuche de navajas con el acero Woehler, pero con el mismo diseño de navaja. El acero Woehler, no cuesta más, aunque el problema es asentarla; se han hecho varias pruebas y recién creo van cogiéndole el punto. La “Hoja de olivo”, no tiene una caracterización técnica. La navaja americana, sirve para algún tipo de gallos que matan en el aire, en los revuelos, pero cuando entran en corto, casi no ofenden. Su longitud me parece que es de 8 cmts. A simple vista, parecen mucho más largas. Parecen una navajotas y lo que pasa es que son bien anchas y no pesan nada. Las han traído de México y de Estados Unidos. El diseño de la curva lateral, es americano, pero el tamaño y el ancho, es pedido del Perú. Para mis gallos, le sirve ese tipo de arma; nunca la he usado y creo que nunca las voy a necesitar...”


Parte IV
Alfredo Price, aficionado gremialista. Cultiva con esmero y eficiencia el gallo de tipo netamente peruano estandarizado, con un alto nivel de competencia. Respecto al arma, Alfredo aporta lo siguiente:
“...Yo tengo una escuela antigua para amarrar y utilizar la navaja peruana hecha acá; es una navaja modelo filipino con lira de 7 ½ cmts. de largo. Siempre he considerado que el gallo de navaja, es un gallo de tapada; por lo tanto, es de forma y tamaño libre, por consiguiente, el arma debe ser libre. Ese es un principio elemental de libertad con la cual nuestra afición se ha mantenido. A raíz de la introducción de navajas americanas, ha habido mucha resistencia a la introducción de estas, porque causaban aparentemente mayor daño. Yo soy un individuo que busca no tener la ventaja por el arma, pero tampoco ser el tonto de no tenerla. Me preocupo más por criar gallos, que por seleccionar navajas. Yo creo que un gallo de calidad, con un clavo mata aunque demora más. Pero sí me preocupo por tener un buen modelo de navaja, esos modelos que en mi gallos funciona, logran un porcentaje de peleas que lo demuestran. A partir de Diciembre del 2002, la Asociación Nacional de Criadores, Tradición Sandia y el Círculo Gallístico, han venido reuniéndose para revisar el reglamento de actual vigencia dado en el año 1995. Nos pusimos de acuerdo en todos los puntos , inclusivo lo referente a la caracterización de la navaja, la cual no dejamos como en 1995 un arma de forma y tamaño libre. El espectro era grande y se prestó a un libertinaje. Hoy en día a través de ese esfuerzo, hemos estandarizado la navaja en parámetros más cortos que los anteriores; desgraciadamente, no nos pudimos poner de acuerdo con la Asociación en el tema de la perpendicularidad con respecto a la guía de la navaja. La Asociación, quería que sea perpendicular; el Círculo quería una pequeña desviación a las once o a la una, por efecto de construcción de la navaja, pues al poner una zapatilla redonda, la pata del gallo no tiene calza; entonces el punto no te da si es que por construcción tú la ladeas o calzas la zapatilla; ese fue el punto discordante por el cual la Asociación no firmó el documento, pero Tradición Sandia y el Círculo lo han presentado a la Municipalidad de Lima. Esperamos tener un nuevo reglamento para lo que es la Provincia de Lima. Creo que ese punto discordante, no hará que varíe mucho la definición de la pelea. Lo que sucede es que al introducir la navaja americana de 7 ½ cm, pero tiene una desviación hacia afuera que le dicen “cuchara ladeada”, entonces indudablemente una navaja recta, entra y sale con facilidad... la navaja propuesta jala hacia arriba y hacia el costado indudablemente hay un mayor daño; ese mayor daño, pone en ventaja a los gallos que usan la navaja americana; hoy en día la hemos prohibido y todas las navajas deberán ser rectas. Las navajas normalmente han sido perpendiculares, porque se usaban unas calzas grandes para poder montarlas; hoy en día hemos aceptado en el nuevo reglamento, las liras anatómicas, redondas y no planas; entonces al ser redondas, no permite utilizar una zapatilla con calza; porque si tú la pones en una zapatilla con calza, te va a
quedar un hueco en el medio y para un mejor asiento, tiene que usarse una zapatilla redonda. Esa zapatilla redonda, si pones la navaja perpendicular, no va a llegar al punto; pero el efecto es el mismo. Lo que varía es la zapatilla y el sistema de calzado, es más sencillo y práctico. Los aficionados en general en el Perú, hemos estado ciegos o no hemos exigido, una adecuada calidad en el acero empleado y dónde hemos podido ver esto, es que hace dos años el señor Perley Moore, aficionado peruano, efectuó un análisis a los distintos artesanos fabricantes de navajas. La calidad del acero se mide por la cantidad de Carbono que tiene el acero que es el que le da la mayor dureza y calidad de filo; entonces hemos visto que las navajas nacionales, tienen un porcentaje de 0.40% de Carbono mientras es 0.75% en las mexicanas y 0.97% en las americanas; entonces, a raíz de eso, efectuó una investigación, que resulta es que el artesano peruano, generalmente, utiliza elementos de desecho para fabricar las navajas, básicamente los muelles de automóviles, aunque se puede pensar que los muelles vienen con el auto importado; pero son para otro uso. Luego a raíz de eso, de hizo un esfuerzo para mejorar la técnica a los artesanos, pues en el Perú existe el acero Woehler de 1.15% aleación en Plata que tiene mayor contenido de Carbono, que lo utilizan el americano y el mexicano También hay acero Woehler de 0.97%, 0.75%. La dificultad de los artesanos, no está en el forjado ni en el revenido de las navajas, sino, en tener un horno con temperaturas exactas, porque estos aceros, te exigen llevar el acero a determinada temperatura exacta y enfriarlo posteriormente, con revenido, también a temperaturas muy exactas; entonces usualmente todos los artesanos usan hornos artesanales con fuelles y ellos miran por el ojo a dónde debe estar el templado, pero creo que no es así y creo que se va a dar un gran paso con esta nueva tecnología que se está tratando de implementar. Se han tenido reuniones con ingenieros de la Woehler, en lo cual inclusive la Woehler está dando un servicio de forjado para artesanos que no tienen los hornos idóneos, hasta que se adecuen y se pueda conseguir un buen material. Hay una cosa que también ha sido importante con esta investigación, es de que los esmeriles para afilar, de procedencia americana, sacan un filo inmensamente superior a lo convencional que existe en el Perú y te hablo de un 100% de mayor filo; nosotros no nos habíamos preocupado de buscar nuevas piedras, esmeriles y hoy en día nos preocupa, pues no solamente hay que buscar el buen gallo, sino, entre los complementos, una buena navaja. Definitivamente Perley Moore sí ha aportado en este tema y yo creo que gran parte de los aficionados, no han sabido entender el aporte que ha dado Perley que lo considero fundamental; no han sido aportes sesgados sino que él ha sido un hombre abierto para darle información a todos, aunque no ha tenido una respuesta adecuada. Considero ello, por conveniencias personales de ciertos asociados. Lo que pasa es que hay una corriente que es contradictoria y dicen, “porqué no reducimos el tamaño de la navaja; porqué no buscamos observar más la casta en la cancha”; creo que es contradictorio, porque la casta no se busca en la cancha; la casta debe buscarse en el criadero; uno tiene que estar seguro de lo que tiene y de la casta que tiene, pues no debo criar animales con la duda de que si tengo poca mucha o demasiada casta, para ir a un coliseo a estar temblando que si puede huir el gallo, o no, o me hace un extraño; la condición número uno de un criador, es definir la combatividad en el criadero, con armas más largas, más profundas que te permita tener un asidero claro...” “...la navaja puede ser de una o dos venas, lo dice el reglamento; yo no veo ninguna ventaja o desventaja; una doble vena, es esencialmente una navaja que tiene un poco más de ancho que la de una sola vena; la ventaja consiste que la de una sola vena, tiene menor peso, en comparación a una de doble vena; incluso al asentar una u otra, no le da mayor vida a ninguno de los dos tipos; es igual. En promedio, una navaja debe durar unas 15 peleas, manteniendo casi el mismo tamaño original y el grosor con las afilada va rebajándose. Considero que el careador, debe ser un elemento dentro de la fiesta de gallos, que debe resumir su participación a la menor expresión. Creo que los animales son los que tienen que definir y no el artificio de un buen careador o un mal careador, que pueda influir en la definición de la pelea. Desgraciadamente en navaja, por el tamaño del animal, es difícil que un juez por si solo, pueda desenganchar a los animales; además, es un arma muy ofensiva y de mucho riesgo y en estos momentos, se necesita la participación del careador. En el nuevo reglamento que hemos presentado, también se vislumbra la menor participación del careador en la pelea, para darle limpieza a los gallos que es el elemento fundamental por el cual estamos detrás de esta afición...”


Parte V
Federico Calmet describe su método y criterio para armar la navaja peruana:
“...la amarrada Filipina, es diferente a la que tenemos en el Perú. La diferencia es que el filipino amarra la navaja junto al gallo; tú cuando amarras la navaja, tienes que agarrar las dos patas al gallo así jaladito naturalmente; en el gallo filipino la dirección de la navaja debe pasar exactamente por el medio de la cloaca. Pero que sucede si el gallo pasa y no da en el bulto, se va a cortar la otra pata; porque la navaja va hacia adentro. No como el piquero que amarras las púas y no se cruzan; entonces no se pegan caña con caña y no se dañan. Los gallos filipinos ejecutan rapidísimo y si no lo hacen, se les complica pelea; generalmente matan rápido y prum, se acabó el asunto. Pero si pasa sin bulto, se le complica; de acuerdo a ello, que hago ahora pensando en los piqueros, siento la navaja en la zapatilla y después le busco el punto ligeramente hacia afuera; y la punta pasa por el costado de la otra pata; ahí funciona perfectamente. Dentro de los gallos nacionales, buscas referencias en las patas, para amarrar; acomodas la pata naturalmente y alineas a través del dedo chiquito, a través de una línea y da exactamente el punto cloaca. La zapatilla es importante; los mexicanos tienen una caja de zapatillas y le van escogiendo al gallo las zapatillas hasta que eligen la más adecuada. Su criterio es la pata del gallo, aunque no me supieron explicar las referencias, excepto aquel que había practicado en Filipinas. La zapatilla tiene que entrar anatómicamente exacta en la caña para que no se mueva; yo le pongo un esparadrapo antes de poner la zapatilla y afirmo en el ángulo que me de la zapatilla, porque pues también le puedo poner la zapatilla torcida. De todas maneras la zapatilla es la que manda el punto, de ahí parte. Yo le digo a cualquier aficionado que quiere aprender a amarrar, “correcto”, “¿sabes que cosa es amarrar una navaja? es poner un punto en el espacio”; Norte, Sur, Este Oeste; entonces acá todo el mundo te habla de Norte y Sur(proximal, hacia arriba y distal, hacia abajo), pero Norte, Sur(derecha e izquierda), no sabes. Entonces no se logra un punto exacto. “No que ahí, que el medio...” qué medio hermano le digo, estás perdido, si vas a navegar, no vas a navegar sin saber dónde vas. Yo pienso que el punto del que hablan los filipinos, es el más acertado de todos, porque dicen que está en punto cloaca, y ahí está prácticamente la mayor fuerza del gallo en su centro de gravedad y es cuando mejor la aplica y es el punto más certero, donde mete la pata y se acabó la historia, porque la empujó todita. Este punto, lo aplico como norma. Solamente cambio un poquito la dirección de arriba, dependiendo de la conformación de la pata del gallo; hay gallos que tiene las patas medio “juntonas”, entonces pongo el punto para afuera porque se pueden bajar la otra pata fácilmente, por la fuerza y la velocidad tremenda; lo mismo que hay gallos que son medios separados y ahí lo pongo junto; eso sí, no patean mucho, porque siempre están lejos de la otra pata, pero iguialito se coloca un poquito hacia afuera. Si está bien aplomado, siempre le saco un poquito, pues si va a pasar sin bulto, no va a pasar arañándose la otra pata. Siempre le saco el punto un poco como el piquero. Siempre la izquierda para un lado y hacia la derecha para el otro lado. Ahora, lo principal, no es poner el punto de la navaja, sino, es calzar la navaja que se adecua a su pleito, porque no todos los gallos son iguales y no todos los gallos pelean lo mismo; yo puedo tener un gallo que pesa 12lbs., 14lbs. y es un animal enorme de mucha fuerza y sin embargo tiene mucha velocidad en la pata y ese gallo con una navaja larga no lo mata al otro. Eso le pasó en una oportunidad a un cliente que me dice: “hazme una navaja de 8cmts., porque mis gallos son grandes” y yo encantado le hice la navaja de 8cmts., como que el reglamento lo permite. Pero salía a jugar el gallo y no metían las navajas, pateaban para todos lados pero no las clavaban y me dice: “qué pasa que no matan mis gallos”; es muy simple pues hermano, no es cuestión de ponerle el punto a la navaja, sino, ver qué le calza al gallo; porqué crees que los antiguos invitaban al amarrador al tope de los gallos, a ver qué navaja le ponían para la pelea; eso se llama “calzar al gallo con la navaja que le adecua al pleito”; entonces de todas maneras hay que ver topar a los gallos antes de calzar un gallo en el ruedo. Amarrar todos los gallos con las mismas navajas de la misma forma, no es correcto, porque lo importante es que un profesional que amarra, tiene que saber calzar al gallo para ver que navaja le adecua a ese gallo en particular; tiene que verlo topar para observarlo como actúa. Como explicando de nuevo, lo que le pasó a mi cliente “¿y que le hago al gallo?” simplemente ponerle navaja más chica. ¿porqué? Porque tu gallo es demasiado violento y no puede abrir demasiado las patas para meter tremendo cuchillo. Le pusimos una de 7cmts. Y de una patada los mandaban de cabeza a los rivales. Ya vez le dije, eso se llama calzar al gallo de acuerdo al pleito y lo que sucede con los amarradores, es que muchos improvisan, porque no tienen amarrador, no quieren dedicarse a él, o no le quieren pagar sus gastos para que vayan a ver el tope; son detalles que antes no se descuidaban. Ahora no; tú llevas el gallo a la cancha, en la cancha hay varios amarradores que se ofrecen para amarrar y lo efectúan sin ningún criterio. Se ponen a pensar cual navaja le ponen e indistintamente eligen, una navaja grande y ancha que realmente piensan van a fusilar y creen que con una lanza el gallo a matará más rápido. Antiguamente cuando dos hombres peleaban con una espada, tenían una espada en la derecha y en la izquierda tenían un puñal. ¿Qué sucede cuando el estaban a corta distancia?, pues utilizaban el puñal porque no se podía usar la espada a corta distancia. Entonces ¿cómo el gallo cuando pelea a estrecha medida, debe hacer para matar al otro gallo?; tienes que calzarle una navaja chica en vez de un sable o es decir, una navaja que parece lampa que le quita efectividad...” “...realmente, ahora muchos improvisan y si gana el gallo es porque es bueno. Se le exige más al gallo pues una buena amarrada, incrementa el numero de victorias. Por ejemplo, hay gente que es amarrador y no tiene muchas facilidades económicas para poderse comprar un juego de navajas de 12 o más que es lo que necesita para poder elegir que ponerle al gallo; entonces, quieren una navaja ancha y grande para que le dure. Eso es absurdo y él cumple con amarrar y no le interesa si gana o pierde y se acabó la historia y eso no debe ser así. Por ejemplo, hablando con un aficionado observador, con experiencia y tiene un ojo clínico, me dice: “a ti ¿que te parece?” y a mí me parece que debes ponerle a tus gallos una navaja que se adecúe a su pleito; tus gallos pesan 12, 14, 16 libras, entonces no necesitas ponerle una lampa tampoco. Yo tengo una navaja bastante liviana y como nuestros gallos son frontales, tienes que ponerle una navaja más recta. Por ejemplo, los mexicanos y norteamericanos, usan una navaja un poquito curva, ¿porqué?, porque buscan mucho el revuelo y ahí sí te enganchan y te matan. Pero no nuestro tipo de gallo, pues son frontales y entran de frente al bulto, pateando y ¡trararan!, entonces no le puedes poner una navaja curva, porque en vez de ayudarlo, nunca va a pegar por el lado curvo; si revuela, ahí si te puede dar pero no buscas que el gallo pelee de revuelo. Ahorita con la calidad de animales que se está presentando en la cancha, tu gallo pestañea y lo matan. El gallo actual es superior en movimiento al de hace 30 años. Han cambiado notablemente en las dos últimas décadas, pues se ha incrementado la influencia de gallos americanos, ingleses y otros más o inclusive los de pico como cotejan gallo y espuela o aveces gallo y navaja como en México, es decir también cotejan gallo y arma. Hay campeonatos en Estados Unidos, que todos tienen el mismo peso, la misma zapatilla donde calzas la navaja, y la misma navaja para todo el mundo; eso está establecido y al momento que pactan una pelea, tienen los mismos guantes, los mismos pesos y la misma arma; entonces eso mismo pasa con los gallos, pero acá no es así; acá la navaja es libre aunque últimamente se ha tratado de normar las características de la navaja con la cual se tiene que jugar. Muchas veces hay que acomodar el gallo, de acuerdo al aficionado que toca como rival. Por ejemplo, contra algunos gallos americanos, que tienen un pleito particular, recomiendo una navaja que se adecua al gallo, cual es una navaja un poco más curva y un poco más fina, porque esos gallos no son tan pesados y les va mejor la navaja mexicana, no tan curva, pero sí bien fina, que no tenga mucho peso y que el gallo la maneje con facilidad...” “...Indudablemente que la suerte acompaña en mayor proporción a un gallo de navaja en la pelea, porque el arma es más ofensiva y en 10 segundos se acabó la pelea. Hay bastante suerte. Cuando vas a saludar a un aficionado que va a jugar su gallo, comúnmente se le dice: “te deseo suerte”; ahora la suerte tienes que ayudarla con un buen gallo para reducirla y con una buena preparación, para llevarlo a la cancha. He ahí el asunto y hay muchos criterios diferentes; yo tengo mi criterio y estoy convencido porque lo he probado...” “...un buen aficionado se dedica a sus gallos, los mira con celo e intercambia opiniones, la amarrada y todo eso, entonces cuando manda a jugar gallos, los manda con su navaja, no quiere que le amarren cualquier navaja...” “...Yo sí he vivido la época de la navaja de dos venas y se estandarizó, porque la de dos venas podía amarrar en las dos patas; probablemente en Estados Unidos o en otras partes podían usar en los dos lados; pero para que sean más livianas, se le quitó una vena; por ejemplo la parte de adentro, que se amarra en la pata izquierda, la vena está para afuera y si choca en este lado, la navaja no se revienta; pero si choca por el otro lado, la navaja sí se puede reventar. Para asentar, el filo de la doble vena es en triángulo y con la navaja de una sola vena obtienes mayor filo; entonces como tú tienes que usar la navaja sin dar ventaja, tienes que darle las cualidades de fondo y de filo, para que sea eficiente. Para elegir la navaja, depende del poder del gallo. Si escoges un gallo que patea con una fuerza tremenda, le pones cualquier navaja en un punto más o menos aceptable para no equivocarte mucho y el gallo va a matar igualito y si le pones un poco curva, lo va a reventar al otro también rapidito y la pelea dura 10 segundos; entonces para que gane, la navaja recta “Hoja de olivo” es la navaja que prácticamente al gallo lo ayuda hasta las últimas consecuencias; porque es recta y el gallo va al bulto, derecho, va de frente, frontal, entonces ahí lo ayudas y si le pones una curva, ahí no va a matar; va a dar por el lado curvo. Cuando la navaja va recta y al final dobla, tiene que tener mucho poder e ir de frente al bulto; con eso, terminas la pelea en muy pocos segundos, pero tienes que ir de frente. La navaja mexicana, tiene curva de atrás; es Drop, caída y esa caída, permite que lo enganche al otro gallo. La navaja mexicana, la punta la ponen siempre en la base de la horquilla, en la misma altura; la nuestra se calza con la punta más arriba, como la filipina; porque si la punta fuera de la misma altura a la horquilla, el punto se sale; entonces hay que levantarlo un poquito para que corte, porque el gallo tiene movimientos básicamente radiales; entra, shh; y una vez que entra, la pata del gallo quiere salir y al salir, jala y se acabó el asunto; te revienta todo...” “...Aquel que simplifica las cosas en cuanto al uso de la navaja, simplemente está dando ventaja...”


Diseño Web y Desarrollo Web: Traza